23 febrero 2017

DRM: qué es y por qué vendrá activado en Google Chrome

 
El DRM es infame y necesario a partes iguales, ¿pero en qué consiste? ¿Cómo funciona, cuáles son las ventajas y desventajas de la protección anticopia?
La forma de ver películas o escuchar música ha cambiado gracias a Internet. Hemos pasado de alquilar series en DVD a verlas al instante en Netflix, Amazon o HBO. Y hemos pasado de comprar DVDs, o comprar los MP3 por Internet, a tener bibliotecas de música enteras a golpe de streaming. Sin embargo, esto ha generado un miedo nuevo en los grandes despachos de las compañías. El temor a que todo ese contenido sea más sencillo de piratear.
Como respuesta a este miedo, y casi como exigencia por parte de los grandes para entrar a jugar, surgieron las herramientas anti-pirateo, también llamadas DRM. ‘Digital Rights Management’, o ‘gestión de derechos digitales’ en español. Son las herramientas que se utilizan para controlar el uso, modificación y distribución de una pieza con copyright. Además de los dispositivos, como reproductores o navegadores, que hacen funcionar estos controles.
Su uso se remonta a cuando las discográficas forzaron a Apple a utilizarlo en iTunes. Y ahora podemos verlo en todas partes, desde las series de Netflix hasta los videojuegos de Steam. Ahora Google Chrome vendrá con el DRM activado por defecto, por lo que nos viene bien ponernos al día.

¿Cómo funciona el DRM y dónde se aplica?


El DRM funciona evitando que copiemos el contenido de cualquier forma, o que lo ejecutemos en condiciones que no son las establecidas por el distribuidor. Aunque el DRM es famoso por su uso en videojuegos, música y vídeo en streaming, también lo podemos ver implementado en documentos, libros electrónicos e incluso televisión.
Las formas de aplicarlo también son variadas. Desde proteger la transmisión o pedirte que te registres en línea cada vez que quieras reproducirlo, hasta insertar marcas de agua o metadatos en el contenido. Ahora mismo son menos los distribuidores que transmiten sin DRM, que los que sí han decidido aplicarlo a su contenido. Aunque industrias como la de la música avanzan cada vez más rápido a un mercado sin DRM.

Lo bueno y lo malo del DRM


 

+ | Es un mal necesario para que la industria acepte

Creo que es la única buena razón que encuentro. Sin las protecciones, la industria sería mucho más reticente a aceptar las nuevas vías de transmitir contenido. Hubiese sido mucho más complicado tener a iTunes, Spotify, Steam o Netflix como referentes.

+ | Asegura el beneficio a las pequeñas compañías

Bueno, hay otra buena razón. Evitar la piratería de aplicaciones, juegos o artistas indies aseguran que estos pequeños creadores recibirán una remuneración por su trabajo. Y eso es algo que siempre podemos celebrar.

– | Supone que el consumidor siempre será un criminal

Respecto a la moralidad, el DRM se impone desde un prisma muy concreto: que no se puede confiar en el consumidor. Siempre presupone que vamos a piratear el contenido. Es como el cánon digital que el gobierno español nos quiere volver a imponer.

– | Pone trabas a los consumidores que están pagando

Existen incontables casos en los que el DRM ha supuesto que el consumidor legal no pueda acceder al contenido. En su mayoría, porque el DRM no estaba preparado para funcionar. En Omicrono os ponemos unos cuantos ejemplos.

– | Porque, al final, no sirve para nada

Lo mejor de todo es que el DRM termina sirviendo para poco, porque los hackers siempre encuentran una manera de rodearlo. El último en pinchar ha sido Denuvo: un DRM para videojuegos que parecía inmortal, pero que ha terminado cayendo.

Google Chrome vendrá con DRM: ¿por qué me afecta?


Hablamos de DRM porque Google Chrome va a adoptar el DRM de serie. Hasta ahora el módulo de DRM de Chrome estaba presente, pero desactivado. A partir de Chrome 57, esta opción vendrá por defecto. Se podrá desactivar a mano, las noticias de que no será posible se deben a un fallo que se corregirá. Y te importa por dos razones:
  • La primera razón es por seguridad. El módulo que contiene el DRM es código que no se puede revisar. Esto significa que puede causar un fallo de seguridad, que un atacante lo explote y que no nos enteremos hasta pasado tiempo.
  • La segunda razón es la estabilidad. Los módulos de protección anticopia ya han demostrado causar problemas a los usuarios, y podría hacer que algunos usuarios tuviesen problemas al navegar o ver contenido protegido.

Pero no todo son malas noticias: la incorporación de este módulo hará que los proveedores de contenido confíen más en Chrome como navegador. ¿Sabéis que la limitación de Netflix de 720p en Chrome se debe a la falta de protección anticopia? Al incluirlo, el navegador podrá reproducir contenido en 1080p y 4K, equiparándose con Microsoft Edge y Safari, que ya tienen DRM por defecto.
Era dar ese paso o dejarnos con Silverlight (en vez de pasar a HTML5). Y creeme, nadie quiere a Silverlight.

Publicar un comentario