08 agosto 2016

Polar M600 está hecho para deportistas y amantes de Android Wear


 
Polar ha querido sorprendernos con el lanzamiento de un reloj un tanto especial. Se trata del M600, un modelo de corte deportivo, destinado a la práctica de actividades y que, por primera vez dentro de su catálogo, lleva Android Wear como sistema operativo. El propio director de producto de la casa, Marco Suvilaakso, lo describe como un "smartwatch deportivo optimizado", de forma, que no se trata de un Android Wear más sino de una propuesta lista para medir como siempre tu práctica deportiva al tiempo que te ofrece todas las ventajas del ecosistema de Google.
Entre las características más llamativas del reloj se encuentra sin duda la inclusión de seis sensores ópticos capaces de medir la frecuencia cardíaca, en lugar de uno o dos (el número habitual), de forma que nos hace pensar que estamos ante un smartwatch de gran precisión y fiabilidad a la hora de medir el pulso -función que solo hará mientras practicamos ejercicio y no durante todo el día como otros modelos.
Con una pantalla táctil TFT de 1,3 pulgadas protegida por Gorilla Glass, el M600 es resistente al agua, viene con correa de silicona (la puedes quitar para lavarla) y dispone de GPS y GLONASS. Su batería es de 500 mAh, suficientes para dos días enteros tras una carga completa o para ocho horas y media de uso continuo de sus sistemas de localización -su cable de carga, por cierto, es el mismo del Polar Loop 2.


Un botón lateral te permitirá navegar entre las diferentes pantallas mientras que una central será la encargada de arrancar directamente el modo de entrenamiento -podrás configurarla igualmente a través de la aplicación móvil Polar Flow. Viene con ciertas opciones inteligentes propias de la casa como Smart Coaching y Activity Prompts, encargadas de plantear un plan de ejercicios concreto para lograr un objetivo y de avisarte si llevas demasiado tiempo sentado en el sofá, respectivamente.
El Polar M600, con 4 GB de almacenamiento interno, se ofrecerá inicialmente en dos colores, blanco y negro, aunque pronto habrá una versión también en rojo. El equipo funciona con Android e iOS -podrás, por cierto, conectarle unos auriculares vía Bluetooth y dejar el teléfono en casa- y se venderá bajo un coste de 349 euros/329 dólares en el tercer trimestre del año

FUENTE: Engadget.es
Publicar un comentario