16 mayo 2016

Google podría recibir multa de 3.300 millones de euros por parte de la Unión Europea



Tiempo de récord para Google, desgraciadamente.

La empresa perteneciente a Alphabet podría recibir una multa histórica por parte de la Unión Europea en una contienda que viene prolongándose en los últimos años. 3.300 millones de euros sería la cifra que Google debería abonar en las próximas semanas debido a una sanción antimonopolio.
La información la publicaba ayer el diario Telegraph, que se hacía eco de la posible acción de la Unión Europea. Como bien informa el diario, se trata de una investigación que comenzó hace siete años y ahora finaliza con esta declaración de abuso de posición dominante por parte de Google, aunque durante el pasado abril ya se mencionó la posibilidad de esta sanción.
Según la Unión Europea, Google ha aprovechado su posición dominante para beneficiar a sus propios servicios (Google Shopping) y obstaculizar así la libre competencia de mercado. Aparentemente, la compañía ha favorecido a sus propios servicios de compra en los resultados de búsqueda perjudicando el crecimiento de empresas rivales.


Estos 3.300 millones de euros de multa por parte de la Unión Europea supondrían un nuevo récord, ya que la sanción más alta impuesta hasta la actualidad la recibió Intel en 2009 por acciones anticompetitivas (1,1 mil millones de euros). Por ahora se cree que la multa podría rondar los 3.300 millones, aunque la cifra podría ascender hasta 6,6 mil millones de euros, equivalente a la décima parte de las ventas de Google.
La Unión Europea, aparentemente, ya está cansada de negociar con una compañía que no pretende llegar a ningún acuerdo y solo pretende retrasar el final del caso. Por eso, ha decidido poner ya en marcha el mencanismo sancionador. Según personas cercanas al caso, y tras varios intentos fallidos de llegar a un acuerdo, Google ya no tiene intenciones de defenderse ante las siguientes acusaciones:
  • Obligar a los fabricantes a preinstalar Google Chrome y Google Search, y establecer a este último como servicio predeterminado de búsqueda. Este era el requisito obligatorio para que los fabricantes tuvieran acceso a algunas licencias de Google Apps.
  • Incentivar a fabricantes y operadoras para que instalen de forma exclusiva el buscador de Google y no otros servicios de la competencia.
  • Prevenir a los fabricantes la venta de smartphones con software basado en modificaciones de Android.
Por ahora ninguna de las partes ha declarado en referencia a esta posible multa, que se espera que sea efectiva durante el próximo mes. Parece que la Unión Europea se ha cansado de esperar y va a imponer un gran correctivo a Google, algo que supondrá una advertencia al resto de compañías tecnológicas que cometan los mismos delitos.

FUENTE: XOMBIT
Publicar un comentario