17 mayo 2016

Cómo crear filtros de Gmail y para qué utilizarlos


Con los filtros de Gmail puedes conseguir una bandeja de entrada mucho más limpia y ordenada que te hará mucho más productivo a la hora de revisar el correo.

Gmail ya tiene un sistema para ordenar la bandeja de entrada mucho más eficiente que otros servicios de correo, separando en principal, social, promociones, notificaciones y foros. Pero si buscas una forma más personalizada y potente de ordenar el mail, probablemente tengas que recurrir a los filtros.
Los filtros son una característica que permite separar ciertos mails por remitentes o receptores, contenido, asunto o peso y redireccionarlos directamente a una carpeta, archivarlos o marcarlos como importantes entre otras muchas opciones.

Cómo crear un filtro de Gmail


Crear un filtro de Gmail es muy sencillo: en la web de Gmail, abre configuración (en el menú del engranaje) y allí selecciona “filtros y direcciones importantes. Finalmente haz clic en “crear nuevo filtro” y se desplegarán las opciones de filtrado (remitente, receptor, asunto, contenido y tamaño).


Los mails que cumplan los parámetros de filtrado establecidos serán tratados automáticamente como elijas después (archivar, marcar como leído, destacar, aplicar etiqueta, reenviar, eliminar, no marcar como spam, marcar como importante o clasificar en una carpeta).

¿Para qué pueden servir los filtros de Gmail?

Los usos para los filtros son tan amplios como ideas se te ocurran, pero hay una serie de posibilidades básicas bastante interesantes.


Puedes separar tu correo en dos grandes grupos: personal y profesional. Basta con que crees dos etiquetas y hagas dos grandes filtros separando por remitentes, cada uno redireccionado a una de las dos etiquetas. O, si tu empresa utiliza dominio propio, puedes separar el resto de correos simplemente escribiendo from:(-@dominiodetuempresa) en los parámetros de filtrado.
También puede ser muy interesante marcar automáticamente como destacados los correos de ciertos emisores (por ejemplo, tu jefe) o crear una carpeta con todos los correos que impliquen alguna tarea (aquí te pueden ayudar emisores, receptores o incluso el hecho de que incluya un adjunto).


Por otra parte, si hay correos de cierto emisor cuya información quieres guardar “por si acaso”, pero no lees habitualmente, puedes archivarlos automáticamente o enviarlos a una carpeta en concreto; yo por ejemplo, hago eso con los mails de Humble Bundle. Redireccionar todas las newsletters a una misma etiqueta también puede ser muy útil para vaciar un poco tu bandeja de entrada.

Arregla el algoritmo de orden de Gmail con los filtros


Pero el uso más básico que se puede dar a estos filtros es simplemente coger el orden establecido por Google en 5 carpetas y arreglarlo para que realmente funcione cómo debería.
Por ejemplo, si hay ciertos mails que deberías recibir en promociones pero te llegan a la bandeja principal, puedes establecer un filtro para ese remitente y redireccionarlo a la carpeta correcta.
No cabe duda de que los filtros son una herramienta muy potente que se puede utilizar con diversos fines.
 
FUENTE: Omicrono
Publicar un comentario